Merced Domínguez observa a las palomas volar sobre su jardín en la calle Octava. "Todos los días, me siguen a donde quiera que vaya," dijo Domínguez, arrojando alpiste en la banqueta. “Todo el camino hasta el Dollar Tree y de vuelta a casa. Solo están esperando que los alimente." La rutina habitual de Domínguez consiste en colocar comida y agua en la banqueta afuera de su vehículo para los animales callejeros que visitan la manzana, incluyendo un gato callejero que llamó Cookie y las docenas de palomas que aparecen dos veces al día.

Berkeley Obliga a los Habitantes de Vehículos a Seguir Rodando

Este ensayo fotográfico acompaña a la historia “Sin Dirección, Sin Descanso: Berkeley Obliga a los Habitantes de Vehículos a Seguir Rodando,” que forma parte del proyecto “Conduciendo a Casa: Sobreviviendo la Crisis de la Vivienda” (Driving Home: Surviving the Housing Crisis).